Construyeron su propia casa de madera rodante para perseguir sus sueños viajando

No todo el mundo se atreve a dejarlo todo por perseguir sus sueños, aunque hay sueños por los que merece la pena intentarlo. Es el caso de Guillaume Dutilh y Jenna Spesard, una pareja estadounidense que renunció a sus puestos de trabajo para construir una casa de madera rodante con la que viajar y trabajar recorriendo todo el país.

pequeña-casa-de-madera-rodante

Estancados en un trabajo que no les gustaba y encadenados a una renta demasiado alta decidieron tomar las riendas de su vida y perseguir sus sueños de ser fotógrafo y escritora respectivamente. Querían dejar sus trabajos, su casa, y poder viajar mientras trabajaban.

Construyeron una casa de madera rodante con sus propias manos para dedicarse al periodismo de viajes.

La idea era clara: construir su pequeña vivienda de madera sobre ruedas y comenzar a viajar por Estados Unidos durante un año mientras escribían un blog de viajes y sobre estilos de vida alternativos, como el suyo. Él sería el fotógrafo y ella sería la encargada de dar vida a las palabras que dieran voz a las fotografías y experiencias vividas.

Esta pequeña (11 m2) pero acogedora casa de madera les llevó un año construirla, ya que carecían de conocimientos de construcción y carpintería, dedicándole más de mil horas de trabajo con ayuda de amigos y familiares. La inversión final fue de 29.328$.

pequeña-casa-de-madera-rodante

La modesta construcción en madera fue emplazada sobre un tráiler de seis metros y arrastrada con la pickup de Dutilh y Spesard, que comenzaron su aventura en Los Ángeles junto a su perra Salies, siguiendo por Illinois y las grandes ciudades de la costa este de Estados Unidos, llegando a Canadá y después poniendo rumbo hacia Florida.

pequeña-casa-de-madera-rodante

El blog que crearon para contar sus experiencias se llama “Tiny House, Giant Journey”, que quiere decir “Casa pequeña, Viaje gigante», donde narran sus aventuras, dan consejos de construcción en madera y explican los beneficios de habitar en una casa pequeña.

pequeña-casa-de-madera-rodante

“Las personas que conocimos que viven en casas pequeñas suelen tener un espíritu mucho más libre que las personas que conocimos en nuestros trabajos. Sus prioridades no son el dinero y las cosas bonitas, sino la libertad, disfrutar de la vida y de la belleza de lo que los rodea”, dijo Dutilh, recalcando que “Es sorprendente todo lo que vemos. Las experiencias que tuvimos no tienen comparación con lo que vivíamos en nuestros trabajos”.

pequeña-casa-de-madera-rodante

Tras recorrer su país durante un año, siguieron viajando, trabajando en su blog y abrieron su propia «villa» (Mt. Hood Tiny House Village) con varias pequeñas casas de madera cerca de Portland para dar la oportunidad a otras personas de pasar unos días diferentes en un espacio reducido, acogedor y en medio de la naturaleza.

Sin duda tenemos que reconocer que poder viajar recorriendo un país tan grande como Estados Unidos en una pequeña casa de madera rodante tiene que ser una experiencia única de libertad y felicidad que a todos (o a muchos) nos gustaría probar.

(Fuentes: BuzzFeed, Huffingtonpost, La Bioguía, Tiny House Giant Journey)