Michael Marks uno de los primeros inversores de Tesla, apuesta por el montaje de viviendas de madera.

Michael Marks fue uno de los primeros inversores de Tesla y en 2007 pasó a liderar durante unos meses como director general la prestigiosa compañía de automoción. Antes ya había sido CEO de Flextronics, dedicada a la fabricación de componentes electrónicos. También ha invertido y gestionado otras empresas punteras, hasta que en 2015 decidió pasarse al sector de la construcción. Entonces, junto a otros dos conocidos inversores Jim Davidson y Fritz H. Wollf, fundó Katerra, una ‘startup’ dedicada a la fabricación y el montaje de casas modulares. Katerra puede desde fabricar una pared (con ventanas incluidas) para luego instalarla en un edificio hasta llevar a cabo todo el proceso de diseño y construcción de una vivienda completa.

A finales del año pasado, la compañía recibió una inversión de 865 millones de dólares (casi 700 millones de euros) por parte del gigante japonés de las telecomunicaciones Softbank. Una inyección de capital que, según afirman, destinarán a la apertura de nuevas fábricas y a la investigación y desarrollo de nuevos materiales. Lo que demuestra la grandeza del sector.