El puente de pino radiata más grande del mundo

Se construyó con pino radiata modificado, a través de un proceso químico llamado acetilación y que mejora un 70% la estabilidad dimensional del material. Con él la madera se vuelve, además, resistente a hongos, a cambios de temperatura , a humedad y a los rayos ultravioleta, y le permite mayor durabilidad, hasta más de un siglo, soportando vehículos de hasta  65 toneladas de peso. El puente mide 32 metros de largo, con un ancho de 12 metros y elevado 16 metros por encima de su rasante son las medidas de este proyecto realizado en Holanda.

El procedimiento llamado «modificación molecular», hace que la acetilación transforme los grupos hidróxilos de la madera (que absorben y liberan agua) en acetiles, con lo cual las propiedades dinámicas de este soporte dejan de manifestarse. Los acetiles están presentes naturalmente en maderas nativas de alta calidad, como el cedro y el alerce.

La decisión de construir en madera -en lugar de materiales tradicionales como el hormigón o el acero- fue del gobierno holandés, que quería explorar esta tecnología que utiliza menos energía, captura carbono y es una solución más rápida de instalación, además de por su atractivo estético.

Esta tecnología, permite que la madera pueda competir con materiales como el plástico, el metal y otros, aportando un beneficio enorme en el consumo de energía y el medio ambiente en general.